Viaje al infierno de Dante

Las excursiones en las escuelas suelen ser un fastidio para mí, por lo que tengo que recurrir a mi mente, que es un poco extraña, para sobrevivir al aburrimiento o al tedio que significa estar rodeado de mis ‘non gratos’ compañeros. Esta vez nos tocó ir a uno de los parques industriales ubicado en Azcapotzalco. No me animaba ir pero tenía que hacerlo, ya saben, porque seguro contaría para las calificaciones.

El calor en la calle era horrible y dentro del inmueble aún más, pues con cientos de máquinas trabajando y obreros moviéndose de aquí para allá hacían que la temperatura se elevara. Me sentía como en el infierno, sólo estaba esperando que apareciera aquel perro de tres cabezas o el barquero que te lleva al lúgubre lugar que describe Dante Alighieri en su ‘Divina Comedia’.

El señor, que no recuerdo el puesto que tenía dentro de la empresa pero que fungía como guía era nuestro Virgilio, nos decía quiénes operaban qué máquina, nos explicaba para que servía cada uno de los lugares, entre otras cosas sin importancia para mí. Ya pagaré mi osadía si es que hacen examen de esta visita.

Pero no pude controlar mi mente y comencé a recordar cuáles eran los círculos del infierno de Dante y quiénes eran castigados, por lo que antes de continuar mi relato, hagamos un repaso de esto.

LOS CÍRCULOS DEL INFIERNO DE DANTE ALIGHIERI

Son nueve los círculos del infierno que el poeta describe en su obra, algunos de ellos tienen varios giros o pisos, donde se castigan a más personas.

Primer círculo: Aquí es el Limbo, previo a entrar al infierno y es una especia de río donde se encuentran los que no fueron bautizados; es decir, quienes por voluntad propia o no, quedaron varados aquí.

Segundo círculo: Los lujuriosos reciben su castigo en este segmento del infierno.

Tercer círculo: Aquí se castiga la gula.

Cuarto círculo: En esta parte del abismo se encuentras las personas avaras o quienes despilfarraron sus ganancias en gastos inútiles.

Quinto círculo: La ira y la pereza fueron los pecados que llevaron a muchas personas a este círculo infernal.

Sexto círculo: Los herejes u otras personas que negaban la fe o el alma eran enviado a este lugar para sufrir su castigo.

Séptimo círculo: Acá se encuentran los violentos, pero divididos en tres. Los que hicieron daño a otras personas, los suicidas y los que agredieron a Dios.

Octavo círculo: En el penúltimo círculo se castiga a los fraudulentos, igualmente divididos en diversos grupos. Quienes embaucaron por cuenta propia o usando a otras personas, siguen los aduladores, después los que obtuvieron ganancias aprovechándose de la religión, seguidos por los magos y adivinos, los que se aprovecharon de sus cargos públicos, los hipócritas, los ladrones, los consejeros fraudulentos, los sembradores de discordia y por último los falsificadores.

Noveno círculo: Aquí hay varios de los traidores más grandes de la historia, como Judas, quien traicionó a Jesús y es devorado por una de las fauces de Lucifer.

El resto del recorrido en aquel lugar sólo podía pensar en qué personajes de la actualidad estarían en alguno de los círculos, quizá muchos presidentes mexicanos estarían en el octavo círculo, o el hombre más obeso de México en el tercer círculo.

FacebookTwitterGoogle+