Consejos para cuidar el pie diabético

En mi familia mi abuela y mi madre sufren de diabetes, y ambas tienen problemas con sus extremidades inferiores. En una ocasión que llevamos a mi abuela al médico por una lesión en la pierna, el médico nos dijo que al padecer de niveles altos de azúcar, teníamos que tener cuidado con el pie diabético, que es un padecimiento que se da con lesiones en los pies y que pueden llevar a la amputación. No queríamos que llegar a ese extremo y escuchamos atentamente los consejos del doctor para ponerlos en práctica desde que llegáramos a casa.

Cortarse las uñas parece muy fácil, pero las personas con este padecimiento pueden lastimarse y la herida podría complicársele, por lo que el médico recomendó no cortarse las uñas en exceso, para no provocar una herida, también nos comentó que evitarán jalar algún pedazo de carne o pellejo que estuviera suelto, pues podría abrir una herida que sangraría y el riesgo de infección era latente. Si prefieres no arriesgarte, podrías buscar algún podólogo que pueda ayudarte, pues un especialista sabrá hacer su trabajo sin lastimarte. También no dio un tip para los casos donde se complique esta misión, y es ablandar las uñas sumergiéndolas en agua tibia.

Sobre remojar los pies en agua es importante que siempre verifiquemos que no esté demasiado caliente, para no afectar la piel del pie, pues ésta puede llegar a lastimarse o quemarse. Lo que significaría un problema grave.
Como en todo, la higiene es vital para prevenir enfermedades. Lo mismo pasa con los pies, los cuales en caso de ser propenso a tener pie diabético se debe lavar con jabón suave y al momento de secar debe ser con mucho cuidado, para no lastimarse, sobre todo entre los dedos, una zona muy sensible y donde se guarda mucha humedad. Tras la limpieza es fundamental que la piel se hidrate, esto pueden hacerlo con cualquier crema. Si la piel presenta resequedad, será más fácil que pueda lastimarse.

A muchas personas les gusta estar descalzos, pero para los diabéticos puede ser muy peligroso, ya que deben tener cuidado de no pisar algo que les pueda abrir la piel y esta se pudiera llegar a infectar. Por eso siempre deben estar con los pies cubiertos. Esto me lleva al apartado de calzado. El doctor nos dio la recomendación de usar zapatos amplios, que no sean muy ajustados, incluso dijo que podían ser de piel. Los calcetines deben estar limpios y secos, además de que debemos evitar comprar los que tengan resorte y puedan complicar la circulación de los pacientes.

La autoexploración puede salvar vidas, como sucede con enfermedades como el cáncer de mama o de testículo, donde las personas se palpan para descubrir si hay o no alguna protuberancia. Con los pies pasa lo mismo, la gente que padece pie diabético tiene que checar constantemente sus extremidades, para verificar que están limpias y sanas, en caso de que no pueda hacerlo por sí misma, es vital que le pida ayuda a alguien cercano, para que la tranquilidad reine en el hogar.

FacebookTwitterGoogle+